HAY CÍRCULOS POR TODOS LADOS, PERO SÓLO VEMOS LÍNEAS RECTAS

En la vida real, hay muchas cosas que pasamos por alto, y en ocasiones, ¡no tenemos lo que queremos por puros pendejos!

“no hay peor ciego que el que no quiere ver” reza un famoso dicho popular; ¡y qué sabias palabras de aquel buen hombre que lo creó!

Lo que vemos depende de cómo estemos preparados para verlo. Contamos con una estructura mental que procesa eventos lineales: una situación fue causada por un suceso que desencadenó un acontecimiento. Vienen siendo algo así como inicio – nudo – desenlace.

En nuestra cultura, una sucesión de circunstancias enmarca un contexto real, que no vienen siendo precisamente el ideal. Los idiomas occidentales con su estructura Sujeto – Verbo – Objeto favorecen una perspectiva lineal.

A todas estas; ¿a qué se refiere con una perspectiva lineal? Hace referencia al conjunto de acontecimientos que pasan en nuestro alrededor, que sólo son comprendidos como una cadena de hechos, en vez de tener una perspectiva amplia que permita ver el engranaje del sistema por el cual pasan las cosas.

La clave para ver la realidad sistémicamente consiste en ver círculos de influencia en vez de línea recta. Si hay una eventualidad que causa una situación negativa, debemos ver el contexto general que enmarca el entorno, en vez de aplicar paliativos para subsanar los síntomas.

Las causas siempre serán la raíz de toda problemática. Las consecuencias, vienen siendo indicios que solamente denotamos cuando algo no anda bien. El ecosistema humano actúa como un mecanismo cíclico, cuya relación de beneficio favorece al bienestar del equipo. Lastimosamente, siempre los ideales teóricos van en contravía de loa realidad.

Una perspectiva circular permite ver más allá de los hechos. Permite generar soluciones prácticas a problemas complejos. Permite suscitar resoluciones de facto sin tener efectos secundarios.

Ver sólo los hechos individuales y pasar por alto la estructura que subyace a los actos, está en la raíz de nuestra impotencia ante las situaciones complejas. La idea que tenemos es que todo gira respecto a nosotros, siendo que el actor humano forma parte del proceso de retroalimentación.

Desde un plano empresarial, cada organización debería observar sus procesos como un circulo virtuoso, en el que una causa genera una consecuencia favorable, y cuyos resultados, generan una retroalimentación positiva para continuar en una senda exitosa.

Volvemos a lo mismo: los ideales teóricos van en contravía de la realidad. Muchas de las organizaciones actuales funcionan como un círculo vicioso, en el que encuentran una situación problemática y atacan el resultado, sin tener en cuenta el origen.

Veamos un ejemplo:

Una compañía que manufactura jeans va en aumento. Cuenta con personal capacitado y un músculo financiero estable. A medida que pasa el tiempo, los pedidos se hacen más grandes, por ende, la organización requiere contratar más y más personal para responder a la nueva demanda del mercado. La calidad sigue siendo la misma, pero surge una situación que pone en riesgo las ventas futuras: las demoras.

A mayor movimiento, mayores procesos y herramientas. Piensan que con la infraestructura que tienen podrán cubrir las montañas de solicitudes, por lo que el dinero que entra, lo invierten en la contratación de nueva fuerza laboral junto con los procesos de formación correspondientes.

La empresa crece y crece, pero los clientes tienen un sabor amargo debido a las demoras. Los pedidos tienen un margen de retraso de 5 semanas, y el call center está atiborrado de personas furiosas porque exigen una respuesta inmediata. Los directivos se dan cuenta y comienzan a despedir personal ineficiente, reducen el personal de call center y subcontratan la distribución del producto. Aun así, el problema continúa presentándose y al cabo de un año, la empresa entra en liquidación.

¿Acaso ellos crearon un circulo virtuoso en el que el problema fue visto a tiempo y se creó una vía rápida que beneficie al cliente? O quizá, ¿entraron en un círculo vicioso que consumió su reputación por no prestar atención al contexto global?

Soluciones hay muchas, pero, encontrar la que se adapte a la trama corporativa es complejo. No se trata de atacar el presente con zancadas hacia el futuro. Se trata de arreglar una situación que tiene una trazabilidad considerable, que, de no arreglarse, la naturaleza comercial podría verse afectada, generando una catástrofe y llevando a la tumba a la corporación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s