¿POR QUÉ LA GENTE VENDE LO QUE QUIERE?

Hay una situación por la que todo consumidor pasa y es algo… digamos incómodo: NO ENCONTRAR EL PRODUCTO QUE TANTO NECESITAS.

En un mundo hiperconectado, donde abunda un gran número de marcas que venden un mismo producto, no se hace posible este escenario. Pero, como el ecosistema comercial es tan des semejante, aún hay sitios en donde, productos que “todo el mundo suele vender” no existe los que realmente el cliente necesita.

 

Resulta que en una conversación con un grupo de amigos, decidimos disfrazarnos para festejar Halloween. Algunos tenían el traje listo: Mario Bross y las princesitas de hadas. Una amiga no estaba segura sobre su disfraz y me preguntó cuál sería el mío, a lo que respondí dubitativo que no tenía claro.

Me soltó la idea que deseaba disfrazarse de “la purga” pero no estaba segura porque una compañera de estudio no le había confirmado y mucho menos tenía un amigo que se le midiera. Al escuchar su propuesta, de una acepté, ya que nunca me había disfrazado de ese personaje. Es más; la última vez que lucí un atuendo de súper héroe para festejar esa fecha fue hace 16 años.

Transcurría el año 2001 y mis papás me regalaron el disfraz que tanto anhelaba: Batman.

Recuerdo que por una semana lo tuve puesto todos los días, e incluso, cuando llegó 31, el disfraz estaba tan usado y tan maltratado que ya tenía tintes de decoloración y uno que otro raspón (cabe aclarar que uno de chiquito hace cualquier tipo de locuras cuando tiene puesto el disfraz de su súper héroe preferido).

Tan pronto terminamos la conversación, miré algunas páginas por internet para averiguar el costo de las máscaras.

La primera sorpresa la tuve cuando al indagar en mercado libre ¡SOLAMENTE SALIERON 4 OPCIONES! (por cierto, no muy económicas que digamos)

Apagué el celular pensando que al otro día “seguro iba a conseguir una en el centro”. “¡Es que es imposible que no vendan esa máscara en villavo!”

Al otro día, desperté temprano como de costumbre. Preparé algo ligero para desayunar, fui a entrenar como de costumbre, me duché y salí hacia la oficina. Organicé mi jornada para que la tarde estuviera libre.

Empecé mi búsqueda a las 2 pm. Visité varios lugares “del centro” y pregunté (con el celular en la mano mostrando la imagen) sobre la máscara.

Llegué al primer centro comercial y pensé que en ese lugar la conseguiría, ya que en todos los locales había disfraces, máscaras y adornos para Halloween. Me llevé una leve sorpresa cuando al preguntar en 7 establecimientos del primer piso, las respuestas fueron negativas. Seguí al segundo y pregunté en otros 7 y tampoco. Seguí subiendo y en el tercero me dieron la misma respuesta: NO.

Me dirigí al centro comercial del frente y obtuve la misma odisea con los mismos argumentos: “NO HAY porque esa está escasa” (¡si no me dice no me doy cuenta!)

Recuerdo que en un establecimiento me dijeron que no la tenían porque había que pedirla “desde julio, porque las importaciones de china estaban trancadas”.

Seguí por el sendero peatonal que hay en el centro de mi linda Villavo a preguntar en cada almacén de “cachivaches” “cacharrería” y “juguetería”. Encontré todo tipo de máscaras de súper héroes, brujas, monstros, pero ningún rastro de LA PURGA.

Ya me estaba empezando a molestar por las negativas, pero seguí en mi rastreo y salí del centro hacia otro sector comercial de la ciudad llamado “el barzal”. Allí también averigüé en algunos puntos, pensando que encontraría al menos “alguito” pero lastimosamente, NADA!.

Me dieron las 6 pm y estaba cansado, con sed, molesto e irritado. “¿Cómo es posible que en esta ciudad no haya una máscara como la que quiero?” fue mi pregunta cuando me acosté en mi sofá.

Revisé algunos perfiles en Facebook y di con 2: un local ubicado en Bogotá y otro en Cali. Los precios eran módicos, por lo cual decidí comentarle a mi amiga sobre la “aventura” que había tenido y las negativas recibidas. Me dijo que pidiéramos las máscaras desde Cali. Pero aún me quedaba un sin sabor.

A la mañana siguiente hice mi rutina, y de igual manera, saqué la tarde para buscar en los centros comerciales. Fui a Unicentro, LLanocentro, Villacentro, Viva y Unico; ¡y en NINGUNO HABÍA ESA BENDITA MASCARA!

Ya cansado (y mamado de echar tanta pata) decidí irme para mi apartamento, no sin antes cruzarme por una tienda de alquiler de disfraces. “¿Cómo no se me había ocurrido antes pasar acá? ¡Es que soy bien cabezón!” me dije cuando estaba en frente.

Entré gustoso y sonriente, pensando que allí estaba la solución a mi problema. Esa misma sensación se vino a pique cuando la dependiente me dijo que NO.

Decepcionado, tomé mi celular para llamar a mi amiga y decirle que se disfrazara solita porque yo estaba “mamado” de buscar eso; cuando salió el dueño y me dijo: “Espere, ¿Qué máscara es la que busca?”

Extendí el celular con la foto y al verla me dijo: “NO la tengo, pero se la consigo”. Tan pronto me dijo eso, ¡yo quería abrazar a ese man! ¡En ese momento era mi ángel salvador; Un soldado de Dios!

Intercambiamos contacto y me dijo que en el transcurso de tarde me confirmaba. Me vine para el apto y al rato recibí un mensaje del señor, diciéndome que había conseguido la máscara y me la dejaba en un precio que incluso era mucho menor que la opción que habíamos acordado con mi amiga en Cali. Gustoso le dije que sí, e incluso me cotizó la pistola y el cuchillo (por cierto, a buen precio)

MORALEJA: vender lo que todo el mundo vende por simplemente no “quedarse atrás” en el mercado, no es el camino directo hacia la notoriedad. El éxito comercial radica en vender lo que el cliente quiere (en el momento) y no ofertar lo que todo el mundo tiene. A veces, es bueno ser genérico y ofrecer cualquier cantidad de productos, pero tendrás el peso de muchos competidores que incluso pueden vender el mismo producto, con la misma funcionalidad y una mejor calidad, a menor precio. En cambio, si te especializas en una categoría, cuya demanda es exclusiva, verás que obtienes un margen de rentabilidad mayor. Incluso, si les ofreces una verdadera experiencia memorable, ¡verás que la caja registradora sonará más seguido!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s