Cuando nos molesta que nos vendan!

A muchos de ustedes les ha pasado que están chilling en su camita un sábado a las 8 am cuando de repente… un número desconocido está llamando.

-¿Quién será el desadaptado que marca a esta hora de la madrugada?

Cuando por inercia se desliza el dedo para responder:

Aló!venta telefonica

– Muy buenos días, ¿habla el señor Carlos  Espinosa?

– (no pendejo, habla el suplente)… Sí señor, ¿quién habla?

-Señor Carlos, gusto en saludarlo. Le habla…… Ejecutivo de cuenta de…..  El motivo de mi llamada es para agradecerle su fidelidad con nuestra compañía telefónica; para nosotros es un placer contar con clientes como usted, que nos motivan para continuar… Bla Bla Bla.

Después de escuchar por 4 minutos un monólogo que con el tiempo se ha aprendido sueltan el gancho comercial.

-…Es por esto que en la mañana de hoy nos gustaría ofrecerle un plan que se amolda a sus últimos requerimientos en voz y datos.

Muchas gracias…(de tan aburridor discurso se olvida el nombre del personaje) pero en este momento no estoy interesado.

Después de escuchar el primer NO, sueltan lo que es la tapa de la intensidad:       ¿POR QUÉ NO QUIERE TOMAR EL PLAN SEÑOR CARLOS… CArlos… carlos… (y el eco continúa).

-Le seré sincero: en este momento me siento cómodo con mi plan. Además, si necesitaría expandir mis gigas de navegación o incrementar mis minutos, de inmediato me pondré en contacto con la línea de servicio al cliente.

Pero señor Carlos, le recuerdo que la promoción es sólo por el día de hoy, y para su mayor confort que mejor que cambiarlo con tal sólo un “SI” por teléfono.

Que gran mentira: la última vez que me dijeron eso, me dirigí inmediatamente al centro de experiencia más cercano y comprobé que era un plan establecido desde hace un buen tiempo.

-Le repito… (Señor asesor) que en este momento no me encuentro interesado. Ya le dije mis razones y en verdad no quiero tomar el plan.

-Pero señor Carlos, en verdad es una buena oferta, ya que según su historial, el uso de sus minutos se ha incrementado junto con las gigas de navegación; no lo piense y tome el plan.

Con tanta “insistidera” dan ganas de decirle: “QUE NO OME, YA LE DIJE QUE NO, NO MOLESTE MANO” pero uno entiende que un gran porcentaje de su salario proviene de las comisiones, ya que las compañías de telefonía no son capaces de blindar financieramente a su fuerza comercial, quienes en el campo de batalla son sus principales fichas, pero son los mismos que se “parten el lomo” por conseguir algo más que el mínimo.

-Mire joven, no quiero ser grosero con usted, pero primero que todo estas no son horas de llamar para ofrecer un plan, mucho menos un sábado! En segundo lugar, no me interesa, y tercero, no me gusta el método de venta que usted maneja. Sé que gran parte de su salario proviene de las comisiones, pero presionar sus prospectos de esa manera genera el efecto contrario. Si conoce mis movimientos telefónicos, verá que mi uso frecuente se da en horarios de oficina y entre semana, no los fines de semana. No pretenda que por tener una base de datos puede llamar a todo el mundo con el mismo discurso: utilice esas cifras y conviértalas en información personalizada para que la probabilidad que le digan “SI” incremente.

Un silencio inunda la conversación por unos segundos…

-Qué pena señor Carlos por mi llamada; siento haberlo molestado. Si desea elegir el plan, mi nombre es… y estaré gustosamente esperando su cambio de parecer. Le deseo un feliz día y gracias por seguir siendo cliente de…

Elegir una táctica de venta telefónica varía según el comportamiento de los clientes. Es bien conocido que el uso de CRM establece variables definitivas para atacar diferentes segmentos. Pero, por favor señores empresarios, los DATOS  son diferentes a la INFORMACIÓN; y las CIFRAS sirven para PLANEAR asertivamente.

El buen uso de plataformas tecnológicas que las redes sociales nos brindan genera unos resultados que ni usted ni yo imaginamos. Las personas somos tan predecibles en nuestro día a día que fácilmente pueden seguirnos 4 días y ya saben dónde vamos, que bus cogemos, a qué hora salimos a tomarnos el café y qué pedimos de almuerzo en el mismo restaurante; ahh… y que paradero nos gusta para esperar el bus de regreso a casa.

La información es poder, pero ese poder es efectivo si generamos un plan táctico, que defina metas, planes y programas. Algo estructurado objetivamente y que sea controlado constantemente, para que así, la probabilidad de escuchar un SI incremente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s