YAGÉ; EL UNIVERSO PARALELO DEL MARKETING

Siempre he sido de las personas que se caracteriza por llevar un estilo clásico en su vida. En temas personales, prefiero las relaciones tradicionales y que se enriquezcan con la interacción diaria. En temas laborales, me ha gustado efectuar métodos cotidianos para la generación de engagement: una llamada para conectar cita previa; un e-mail remitiendo un propuesta de valor diferente y referida de un contacto personal; un chat en el que un mensaje corto sea la esencia del inicio de una alianza comercial. Y en los demás ámbitos, guardo la misma línea.

 

Iniciar un propósito personal es complejo. Hay que establecer el método por el cual se inicia para llevarlo a cabo con disciplina y constancia. Acto seguido, hay que establecer el equipo de trabajo que complementará la sinergia con la cual se causará un mayor impacto. Por último, se debe trazar la estrategia por la cual se logrará los objetivos planteados y considerar una razón de éxito cuando la cima sea conquistada.

 

Dentro de mis acciones en los diferentes escenarios por los que he pasado, he procurado cumplir con mi decálogo de principios morales; por supuesto, tradicionales y ortodoxos.

 

Alguna vez (cuando aún estaba en la universidad) tuve una conversación interesante con el decano de mi facultad. Le estaba comentando la idea de negocio inicial sobre la creación de una empresa de consultoría en marketing. El tipo me abría los ojos cada vez que le relataba mi lineal visión de empresa. Parecía que estaba hablando con alguien de primer semestre que hasta ahora iba a montar un plan de negocio para pasar la materia de fundamento de marketing.

 

Al finalizar la charla, quedé perplejo con las observaciones que me indicó; parecía que las ideas que me había dado eran locas, salidas de tono e incluso incongruentes. Como mi perspectiva era “rígida” no le puse cuidado y continué con la idea de negocio, la cual fracasó en el primer semestre de implementación.

 

Con el tiempo, fui adquiriendo la experticia necesaria para ir entrenando mi mente a ser más asertiva. En cada proyecto que firmaba, aprendía lo suficiente para seguir creciendo en la escalera del éxito. Hubo bastantes caídas, y una que otra que marcó vigorosamente el rumbo de mi vida, pero nada que un pensamiento diferente e incomparable pueda marcar la diferencia en el entorno competitivo.

 

A raíz de aquella charla, mi pensamiento general fue cambiando a uno sistémico. Las ideas que en algún momento fueron “locas” se convirtieron en mis mandamientos capitales de marketing. En cada plan de mercadeo que entrego, no sólo va un documento escrito con Objetivos, estrategias, tácticas y plan de acción; va una esencia única en la cual las personas sienten que están en un universo paralelo.

 

A universo paralelo hago alusión con el título de este artículo.

 

Mi última experiencia personal reforzó en mayor medida mi know how diferencial.

 

Resulta que conocí una persona desde hace un tiempo; una mujer incomparable y única, que como en marketing relacional, generó una experiencia de vida memorable. Me invitó a un plan que nunca pensé ir; TOMAR YAGE.

 

Como en todos los planes, cuadramos el día y la hora. Tomamos camino y en el trayecto charlamos delicioso. Al llegar al sitio, me impresionó porque la fachada no es conforme con el aviso; en un cartel grande decía “CAMPING” pero al entrar, el camino en asfalto me hizo dudar. Nos bajamos del carro y empezamos a caminar por un kilometro, en donde visualicé un sendero espectacular, decorado con luces y un ambiente ameno. De ahí la premisa “que el asfalto no tape el bosque”.

 

Al llegar al recinto, separamos nuestro cupo y comenzamos una experiencia totalmente relacional; las personas que se encontraba allí nos saludaban con abrazos y mensajes cuyo contenido esencial era el afecto. Era tan buena la “buena vibra” que hasta el defensor acérrimo de una conducta egoísta es capaz de caer ante tan etéreo escenario.

 

La “reunión” comenzó con las palabras de bienvenida de un señor mayor, el cual guarda una reputación de respeto entre los congregados. Al terminar, me explicaron la metodología y acto seguido, a lo que vinimos vamos; ¡sin mente y a beber YAGE!

 

Al principio, me dijeron que me sentiría normal, pero con el paso de los minutos, comenzó la sensación de nauseas. A los 20 minutos, me sentía sumamente cansado, pero relajado. Decidí acostarme y literalmente, el mundo pasó por mis ojos!

 

¡La proyección que la esencia realiza en el sistema inmunológico y nervioso es magistral! Los miedos, las fobias, la incertidumbre, los deseos más reprimidos y otra cantidad de sensaciones constreñidas pasaron por mis ojos. Pude observar un mundo paralelo al real, con una tranquilidad absoluta y una relajación total. Simplemente, la experiencia fue maravillosa!

 

El despertar de la mañana siguiente fue normal, pero con una ligereza en mi cuerpo y una viveza emocional. Quería devorarme el mundo con la experiencia vivida. Quería llevar a cabo ideas más locas que toquen las fibras de cada uno del público objetivo. Simplemente, quería construir más planes de mercadeo desde una perspectiva divergente, omnipresente y cuya humanización sea visible en cada activación de marca.

 

Para muchas personas, las “visiones” “sueños” y “proyecciones” de nuestro subconsciente son inválidas; son meras especulaciones que en un momento de “resplandor” nacen en el presente y se mueren en la perspectiva.

 

No soy practicante innato de estas artes milenarias, ni mucho menos pretendo ser evangelizador para “captar” la mayor cantidad de personas y convencerlos de practicar cosas que ellos jamás hayan probado; pero si pretendo comunicar lo delicioso que es experimentar nuevas formas de ver la vida, para que al menos, desde un punto de vista personal se mejore la calidad de vida, y desde una óptica empresarial, miremos a nuestros clientes desde todos los ángulos posibles; líneas, triángulos, cuadros, figuras etéreas y hasta personajes sin un significado concreto para ver si por fin la mayoría de empresas pueden conectar emocionalmente con sus segmentos de mercados.

 

HAY CÍRCULOS POR TODOS LADOS, PERO SÓLO VEMOS LÍNEAS RECTAS

En la vida real, hay muchas cosas que pasamos por alto, y en ocasiones, ¡no tenemos lo que queremos por puros pendejos!

“no hay peor ciego que el que no quiere ver” reza un famoso dicho popular; ¡y qué sabias palabras de aquel buen hombre que lo creó!

Lo que vemos depende de cómo estemos preparados para verlo. Contamos con una estructura mental que procesa eventos lineales: una situación fue causada por un suceso que desencadenó un acontecimiento. Vienen siendo algo así como inicio – nudo – desenlace.

En nuestra cultura, una sucesión de circunstancias enmarca un contexto real, que no vienen siendo precisamente el ideal. Los idiomas occidentales con su estructura Sujeto – Verbo – Objeto favorecen una perspectiva lineal.

A todas estas; ¿a qué se refiere con una perspectiva lineal? Hace Continue reading “HAY CÍRCULOS POR TODOS LADOS, PERO SÓLO VEMOS LÍNEAS RECTAS”

UNA EXPERIENCIA NO TAN MEMORABLE

 

Cada vez que una persona entrega su dinero a una compañía, no sólo otorga un medio de pago, sino la confianza y su deseo de obtener algo exclusivo.

En días pasados me encontraba navegando por internet. Estaba interesado en comprar una camisa pero no sabía cuál era el lugar correcto. Decidí indagar por las páginas de compañías reconocidas para ver si alguna “me mataba.”

Entré a falabella, linio y seven seven.  No niego que los diseños sean interesantes y exclusivos. La verdad no me sentí identificado con las prendas que vendían Continue reading “UNA EXPERIENCIA NO TAN MEMORABLE”

TINDER, ANTES ERAS MÁS CHÉVERE

Tinder es una valiosa forma de comunicación humana que ha revolucionado la forma de entablar relaciones.

La transición del intercambio de datos personales ha sido adoptada de buena manera por parte de la nueva generación. De hecho, Tinder es la mayor red social para sacar citas de “primerazo” en América Latina. Pero, ¿cuál es realmente su promesa básica de valor? La respuesta ha cambiado en tan sólo un par de años y ha dejado con un agridulce a muchos de sus adeptos.

En sus inicios, la plataforma fue creada para “ligar” (término que hace referencia a entablar algo más que una cita). Recién se descubrió esta herramienta, las personas migraron hacia un algoritmo complejo, que básicamente le “facilitaba el trabajo duro” de conquista y daba acceso directo a un encuentro… ¡digamos que fugaz! Continue reading “TINDER, ANTES ERAS MÁS CHÉVERE”

LO QUE APRENDÍ DE LAS CONFERENCIAS

La capacitación es un proceso que el 90% de las personas que laboran en una compañía realizan. Es una sucesión de aprendizaje en donde en cada sesión se refuerza, aprende o actualiza sobre alguna temática en especial.

En la pluralidad de los temas que se encuentran en los paneles de los auditorios, encontramos desde reforzamiento del carácter hasta la co-creación de ecosistemas empresariales. Finanzas, administración, recursos humanos, marketing, operaciones, contabilidad y muchos otros campos, cuentan con herramientas que le ayudan al personal de una empresa a renovar su metodología y restablecer las prácticas empresariales.

En el cúmulo de materias, los conferencistas son asertivos y logran que su mensaje cale en el público. La calificación hacia un expositor es algo subjetivo, ya que, depende del juicio sobre la apreciación de la temática impartida y la forma en que recibió el comunicado. Continue reading “LO QUE APRENDÍ DE LAS CONFERENCIAS”

PIERDE LA CONFIANZA, PIERDE A TU CLIENTE

En días pasados fui a mercar como de costumbre a la cadena de almacenes que frecuento: Éxito.

Es una compañía que debe su renombre y su posición actual de mercado gracias a su servicio y a la constante capacitación de sus empleados. Cada vez que una persona compra, la respuesta que obtiene por parte del dependiente es la misma de su eslogan: “PARA SERVIRTE”.

Una frase sencilla, fácil de pronunciar y que, además, es algo ortodoxo. Es una expresión que toda la vida ha calado en la mente de las personas y que es de agrado escuchar de quien realiza un acto en beneficio de otro. Definitivamente, un gran eslogan Continue reading “PIERDE LA CONFIANZA, PIERDE A TU CLIENTE”